Asociate  Acceso Socios


UN POCO DE HISTORIA Y ACTUALIDAD EN LA MIRADA DE UN EX DIRIGENTE

El 24 de junio del año 2000 inaugurábamos junto a un grupo de colegas, la sede actual de la AOM. Parece un recuerdo cercano en algunos aspectos, pero ya pasaron 20 años.
Tuve el orgullo de ser partícipe de esa cruzada que trascurrió en un momento de gran incertidumbre para nuestra institución por hechos que nunca hubiésemos deseado transitar, pero que hizo que a medida de ir atravesándola, superándola, con esfuerzo, trabajo y dedicación casi obsesiva, nos convirtió poco a poco en una agrupación de odontólogos sólida, afianzada y con opinión propia en la política odontológica de la Pcia. de Bs As.
Esta inauguración que podría ser tomada como un hecho más, del posterior desarrollo de la AOM, a mi
entender, marca un punto de inflexión visto a la distancia. A partir de ese momento pudimos tener un lugar propio para plasmar tantas ideas que surgían día a día.
Generamos el hábito del trabajo constante y comprometido, y estas ideas y búsquedas nos llevaron
rápidamente a nuevos contratos de trabajo, cursos de posgrado, congresos, cooperativa de materiales y
tantas cosas más…, para lo cual casi sin darnos cuenta se conformó un grupo de trabajo con una concepción del mismo en base al compromiso y honestidad; virtudes que fueron trasladándose en el tiempo mas allá de los nombres propios que ocuparon las distintas comisiones directivas.
Soy un convencido que las instituciones tienen su razón de SER por la presencia de sus socios, y cuando los mismos forman parte y se SIENTEN parte de la misma, los problemas coyunturales se resuelven más
fácilmente. El dirigente de turno, no es mas que un colega, un par, que circunstancialmente debe tomar la mejor decisión posible en pos del bien común.
La gran ventaja que tienen este tipo de organizaciones, que nadie puede dejar de reconocer, es que al no
estar sobre dimensionadas en su estructura, se encuentran fácilmente los espacios para poder recurrir a sus dirigentes con las inquietudes y discrepancias de las decisiones adoptadas.
Corren tiempos en los cuales la coyuntura nos obligó a reflexionar y repensar la forma de llevar a cabo la
práctica diaria y mas allá de los protocolos, se vislumbran diferentes actitudes ante una realidad económica y prestacional en el sistema de salud, del cual no hay una salida ni clara ni prolija y menos, que CONFORME A TODOS.
El disenso siempre es bienvenido ya que enriquece y mejora las propuestas, y sin lugar a dudas es súper
productivo, en tanto y en cuanto sea abordado desde una posición franca y sin especulaciones personales.
Este es un claro momento en el cual deben TOMARSE DESICIONES, cada opinión cuenta, porque las
realidades de cada odontólogo son inobjetables, y todos son dueños de la verdad, o de su verdad.
Pero insisto, el camino a mi entender, es el que conduzca a representar a la mayoría de las opiniones. No
siempre las mayorías son las que hacen mas ruido o las que se hacen notar de manera mas visible. Ahí
radicará la capacidad del dirigente en escuchar a todos y a partir de eso, tomar las decisiones que deba
tomar.
Momentos como este se presentan como súper interesantes para repensar y encontrar soluciones que talvez no sean tan comunes u ortodoxas, y menos UNICAS porque cada consultorio tiene y transita su propia realidad de acuerdo a sus costos y tipo de prácticas que realiza, pero estas soluciones tienen el mandato y obligación de beneficiar a la mayoría.
ES MOMENTO DE UNIR Y AGLUTINAR VOLUNTADES, POCO INTELIGENTE SERIA TRATAR DE
SEPARAR Y PENSAR CADA UNO EN LO SUYO.
SEREMOS CAPACES ?
LOGRAREMOS ESTAR A LA ALTURA, SIN EGOS NI PROTAGONISMOS RIDICULOS?
QUIERO PENSAR QUE DEFINITIVAMENTE SI

Enrique Ely