Asociate  Acceso Socios

Patología reactiva de las glándulas salivales menores

Los mucoceles constituyen la lesión más habitual de las glándulas salivales menores, las cuales se encuentran distribuidas en toda la mucosa oral, excepto en el dorso de la lengua y encias fijas.

Se dice que es una patología reactiva porque aparece como respuesta ante un trauma. Es muy común la formación de un mucocele por mordisqueo, en pacientes portadores de aparatología ortodóncica o simplemente posterior a un traumatismo o golpe en la zona bucal.

Al observar una unidad secretora glandular vemos las partes que la componen (fig.1), luego, si el conducto salival se rompe, las células acinares siguen secretando saliva que en lugar de terminar en la cavidad oral escapa al tejido conjuntivo circundante formando un depósito de moco que distiende el tejido. Este fenómeno de extravasación se denomina mucocele (fig.2).

 

La localización mas frecuente es en la mucosa del labio inferior porque sufre lesiones muy a menudo, pero como ya se expuso puede aparecer en toda la mucosa oral donde haya glándulas salivales menores, le siguen en frecuencia mucosa bucal de suelo de la boca, cara ventral de la lengua, paladar (fotos 1, 2, 3, 4 ).

 

Los mucoceles aparecen preferentemente en niños y adultos jóvenes, aunque pueden hacerlo en personas de cualquier edad.

 

Clínicamente es una lesión redondeada, blanda, fluctuante, generalmente pequeña, del tamaño de una arveja, pudiendo llegar en algunos casos a un tamaño mayor aunque no es muy frecuente ya que el mismo trauma que los originó hace que se rompan para luego volverse a formar. Los mucoceles más superficiales tienen aspecto azulado translúcido, cuando el trauma que  los originó continúa puede haber pequeñas hemorragias, la mucina contenida en el mucocele se mezcla con los eritrocitos desarrollando un mucocele equimótico , que puede ser de color azul oscuro o morado rojizo, semejante a un hemangioma (diagnóstico diferencial ), por último el mucocele que se ubica a mayor profundidad dentro de la mucosa se manifiesta como un nódulo de color similar a la misma.

La etiología como ya se mencionó es traumática, que al repetirse suele romper el mucocele y desaparece, pero al seguir la glándula funcionando se vuelve a formar (fotos 5, 6, 7).

Para tener certeza que estamos en presencia de un mucocele realizamos una prueba diagnóstica que consiste en una punción con una aguja de las que se usan para anestesiar y vemos como se levanta un líquido filante, translúcido (fotos 8 , 9).

El tratamiento es siempre quirúrgico con extirpación de la glándula salival afectada.

 

BIBLIOGRAFIA
» Ceccotti E L. Clínica estomatologica. SIDA, cáncer y otras afecciones. Ed. Médica Panamericana, 1993.
» Ceccotti, Sforza, Carzoglio, Luberti, Flichman. El diagnóstico en Clínica Estomatologica. Ed. Médica Panamericana, 2007.
» Sapp J.P., Eversole L.R., Wysocki G.P. Patología Oral y Maxilofacial Contemporánea. Harcour Brace De España. Edición en español, 1998.

 

AGRADECIMIENTO
Al Centro de Diagnóstico y Tratamiento Estomatológico y  Centro de Diagnóstico de Cáncer Bucal al cual pertenezco desde  hace mas de seis años, el mismo atiende en la sede de la AOM los días lunes a las 13.30 hs., y está destinado a personas carenciadas.